El PIB mexicano va tomando fuerza paso a paso sobre la economía después de casi dos años de incertidumbre, pero este deberá enfrentar los nuevos retos que arrastró la pandemia.

Tras pasar veintiún meses seguidos entre caídas y ligeras subidas del PIB, éste logró crecer a mitad del presente año.  

Previamente de la llegada del COVID-19, México ya constaba de un escenario no tan beneficioso para sus negocios, en el 2019 cerró con una caída del 0,1%. Este fue considerado su primer retrocedo en toda la década.

Principales problemas económicos

Alberto Ramos, economista jefe de Goldman Sachs para América Latina, afirma que el proceso de vacunación es un regreso a la normalidad pero que los problemas permanecen debido a los problemas estructurales, la baja productividad y la poca inversión.

El papel de Estado Unidos

En el primer semestre del año cerraron con un 30% de ventas hacia el exterior. La demanda externa fue principalmente por parte de Estados Unidos, al cual se le destinan aproximadamente 80% de las exportaciones. Éstas conducen al 35% del PIB del país.

Las remesas hacia Estados Unidos lograron sumar 23,681 millones de dólares. Esta cifra aumentó en 22% con respecto al año anterior, un récord.

Nuevo acuerdo de libre comercio para América del Norte (T-MEC)

Como una salvación, Carlos Brown sostiene que este instrumento es de vital importancia para recuperar el potencial de las cadenas de valor en toda la región. Sin embargo, México aún está en fase de evaluación, ya que tienen pendientes reformas importantes como la sindical. De llegar a conseguir el acuerdo, uno de los sectores más beneficiados sería el automotriz.

Más trabajo menos calidad

Desde el Senado se afirma que los empleos dejados por la pandemia ya se recuperaron al 100%. En el presente año se cuenta con más de 13,5 millones de puestos de trabajo.

Cuando el entorno laboral es débil, el mercado no puede satisfacer las necesidades de consumo. Por ello se convierte en precariedad por medio del subempleo, la informalidad y la brecha de género.

Fuente: ESAN

El papel de la inversión

Las familias y empresas pudieron respirar recién en la segunda mitad del año, pues menos de un 20% de negocios estaban contratando créditos nuevos, según el Banco de México.

Por otra parte, el Banco de Bienestar y el Banco de Desarrollo, dieron de baja las concesiones de nuevos créditos por la creciente ola de morosidad, ésta aumentó en un 124%.

Reforma energética

Tanto el petróleo como la electricidad, son las raíces del árbol económico de este Gobierno. Es así que en el 2022 está presupuestado más dinero para los programas sociales, obras públicas como el Tren Maya de Dos Bocas. Asimismo, para las empresas energéticas estatales como Pemex y CFE.