Debido al impacto económico provocado por el COVID-19, el país ha aumentado su nivel de pobreza, el cual subió en el 2020 al 30.1% de la población, lo cual representa un aumento de casi diez puntos porcentuales respecto al nivel registrado en el 2019. Asimismo el alza del dólar tendrá un impacto mayor a en los sectores más pobres.

Para este 2021, esta pronosticado que el nivel de pobreza retroceda pero sin llegar a los niveles del 2019. Puesto que, el efecto del crecimiento del PBI toma más tiempo en trasladarse hacia los niveles de empleo e ingresos de los trabajadores. Yohnny Campana, asociado de Macroconsult, estima que este año el nivel de pobreza retrocedería a un rango de entre 24% a 26%.

En el mejor de los casos el alza del dólar y una inflación mayor a la prevista podrían lograr hacer que el nivel de pobreza termine este año en la parte superior del rango previsto.

Según un estudio presentado por Alfredo Thorne, señala que en un Gobierno de Pedro Castillo, en un escenario moderado, para este año Perú cerraría con un tipo de cambio en S/4 y una inflación de 4% anual. Mientras que para el 2022 el dólar podría subir a S/5 y la inflación a 8%.

¿Cómo afecta el alza del dólar a la pobreza?

Por otro lado, Campana explicó que uno de los indicadores para establecer los niveles de pobreza es la canasta básica, donde el 40% de los bienes están expuestos a las variaciones del dólar. Con un alza la canasta básica se encarece y menos familias podrían superar la pobreza.

Asimismo si la inflación es mayor a la registrada en los últimos años, el impacto aumenta, pues en ese caso abarcaría a todos los productos de la canasta básica.

De igual modo, indicó que la proyección del nivel de pobreza para este año varia entre 24% a 26% es con un estimado de inflación de 2%. Por lo que si la inflación sube a 4% el nivel de pobreza se ubicaría en el rango superior previsto, es decir, en 26%.

No obstante, de darse las previsiones de Thorne, con una inflación de 8%, Campana refiere que en ese escenario la pobreza ya no bajaría el próximo año.

“Una inflación de 8% genera alerta y puede neutralizar los efectos del crecimiento económico en la reducción de la pobreza. No obstante, no es un escenario que conozcamos pues hasta ahora la inflación ha estado bastante controlada”, indicó.

Yohnny Campana, asociado de Macroconsult.