En el mercado local aún existen presiones que impiden que el precio del dólar baje, para el segundo semestre del año. Sin embargo, existen algunas escapes de emergencia que se pueden utilizar para evitar que el dólar siga subiendo e incluso ayudaría a que este pueda bajar.

La variación del tipo de cambio puede dividirse en dos momentos claves para poder analizarlos. El primero de ellos, es el inicio de la pandemia y el diciembre pasado, en los cuales se produjo la crecida más fuerte. En ese periodo la variación llegó a un 9,2%.

El segundo momento que podemos identificar es desde el mes de enero hasta la fecha, en donde el tipo de cambio no ha variado de manera significativa, con una apreciación del dólar de apenas un 1,7%. Lo que significa que aunque ha subido, esta alza no ha sido tan marcada como el año anterior.

Esto se puede explicar, debido a que las condiciones financieras fueron mucho más inciertas el año anterior al estado en el que se encuentran actualmente. Y aunque los mercados se comportan de manera normal, las personas aún no salen a las calles y bancos con mucha frecuencia, esto por el temor que aún causa el contagiarse de Covid-19.

Fuente: crhoy.com Noticias 24/7

«Hay incertidumbre en el sector económico que tiene que ver con aspectos como la pandemia, las restricciones y cierres, así como el temor del contagio ha hecho que se presione las expectativas o interés del inversionistas de refugiarse en una moneda con menos riesgos como el el dólar con respecto al colón que en este momento tiene un impacto por el riesgo país que afrontamos», comentó.

Elizabeth Morales, subgerente de Coopecaja.

Otros costos

A todo los elementos mencionados, se les une los costos del combustible que ocasionan que la factura petrolera sea más elevada, incrementando las necesidades de Recope de comprar dólares y de que su precio suba más.

Asimismo, otro aspecto que impide que el tipo de cambio se reduzca, es la baja proyección de dólares en la economía por concepto de turismo. Durante el 2019 el país recibió casi 4 mil millones de dólares por el ingreso de turistas; sin embargo, durante el 2020 esta cifra se dedujo a 1.343 millones de dólares.

Por otro lado, un factor que puede ayudar que la divisa bajes viene de la inyección de recursos en moneda extranjera provenientes de préstamos internacionales. Según el Ministerio de Haciendo, son $600 millones que han sido aprobados por el Banco Centroamericano de Integración Ecnómica (BCIE) y con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

Si todos los créditos externos se aprueban, las arcas estatales sumarían con $1.695 millones en recursos frescos en moneda extranjera. Lo que significaría que si entran en la economía nacional de Costa Rica durante el segundo semestres, la presión sobre el dólar se reduciría.