Comprar una casa propia es un sueño que comparte la gran mayoría de parejas jóvenes, las cuales están deseosas de formar una familia. Sin dudas es un compromiso a largo plazo, y por lo tanto, no es algo que se deba tomar a la ligera.

Según un estudio de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, los millennials han demostrado que pueden mantener una relación matrimonial por más tiempo que sus padres. Junto con la idea de consolidarse como pareja, viene la necesidad de materializar sus sueños, como comprar propiedad.

Uno de los pilares fundamentales de cualquier relación es la comunicación. Por ello, ante la propuesta de adquirir una casa en conjunto, el diálogo y la conversación sobre escenarios posibles es fundamental.

Además, se debe de estar de acuerdo sobre aspectos como la ubicación, el tamaño de la casa, el número de habitaciones y el presupuesto. Así como también se deben acordar los porcentajes de tenencia y las soluciones a posibles conflictos.

Ventajas al comprar una casa en pareja

  • Mayor oportunidades de aprobación de un crédito hipotecario: al sumar los ingresos de ambos para tramitar un crédito podrán acceder a una cantidad mayor a la que obtendrían solicitando un crédito cada uno por su lado.
  • Mejor capacidad de ahorro: si ya tienen una idea del precio aproximado, podrían crear una cuenta mancomunada para ahorrar lo necesario.
  • Procesos más óptimos: buscar una casa puede ser estresante e idear un plan para pagarla por completo también puede generar mucha ansiedad. El trabajo en equipo resulta siempre más eficiente si se apoyan en las habilidades de cada uno de sus miembros.

Por otro lado, si aún no están seguros del distrito o del tipo de inmueble que desean adquirir, rentar siempre es una opción. Por ejemplo, las casas en alquiler en La Molina se caracterizan por estar dentro de condominios con múltiples facilidades (seguridad privada, piscina, áreas verdes, entre otras) y ser amplias.

En Properati, Urbania, entre otras páginas, puedes encontrar diversas ofertas, tanto de compra de departamentos y casas, como de alquiler, para empezar a construir la vida que tanto anhelas junto a tu pareja. 

Consideraciones a tener en cuenta

  • Estabilidad de la pareja: Si toman la decisión de comprar una casa es porque tienen una relación sólida y madura. Si son de las parejas que terminan y regresan, les recomendamos pensarlo un poco mejor.
  • Estabilidad social: Recuerden que al adquirir una propiedad juntos deberán cumplir con una hipoteca, por lo que si ambos no cuentan con ingresos estables podría ser mejor idea espera.
  • Estabilidad emocional: Si tu pareja es una persona madura, que controla sus emociones en situaciones adversas, sigue adelante con la decisión.
  • Le debe gustar ambos: Al ser un proyecto familiar, ambos deben estar cómodos con la ubicación y con el inmueble que adquieran. Deben tomar en cuenta las prioridades de ambos, cercanía a sus centros laborales, universidad o colegios.

Lo más importante es conversar con su pareja, dejar los puntos claros y tener en cuenta todo lo recomendado en esta nota, antes de aventurarse a comprar un inmueble. Y por fin convertir su sueño en un hogar.