El cobre alcanzó un avance de 0.8% la tonelada aunque su precio ha bajado un 6% desde marzo cuando llego a un máximo de 9 años y medio.

Mientras el mercado espera más datos sobre el comercio en China, el precio del cobre se ve alentado por la preocupación de suministros disponibles así como por la caída en el precio del dólar.

“Los precios del cobre se han estabilizado en torno a US$ 9,000, no US$ 8,000, lo que indica que el mercado está bastante ajustado”

Guy Wolf, director global de análisis de Marex.

Sobre esto, las fundiciones han tenido que aceptar tarifas bajas para alcanzar sus objetivos de operaciones con suficiente materia prima debido a las interrupciones en los suministros a nivel mundial.

Por su parte, la caída en el precio del dólar también abarató el precio de los metales para los operadores de otras monedas. Este factor podría impulsar su demanda.

Este viernes se darán a conocer las cifras de importaciones y exportaciones de China en marzo. Se espera un aumento porcentual.