La coyuntura impulsó a los bodegueros de Lima y Callao a utilizar canales digitales para abastecerse. Además el 40% realiza la compra de productos a través de visitas presenciales y un 19% por llamadas telefónicas.

El Centro de Investigación Bodeguera (CIB) presentó los resultados del segundo trimestre del 2021 sobre la actividad económica del canal tradicional. Estos datos revelaron que las zonas donde más a crecido el uso de canales digitales son Lima Centro y Callao. Mientras que Lima Sur registra los niveles más bajos.

El presidente de la Asociación de Bodegueros del Perú, Andrés Choy, comentó que «el camino todavía es largo». Asimismo agregó que han identificado que gran parte de los bodegueros no cuentan con smartphones, sino con celulares con teclado tradicional, en los cuales no funcionan los aplicativo.

Por otro lado, durante los últimos años el crecimiento en el número de bodegas en Lima y Callao ha sido notorio, con una tasa cercana al 9% anual. Que a pesar de la pandemia la cifra se mantuvo, y se proyecta que continuará a ese ritmo en los próximos cuatro años.

El informe del CIB también detalló que la zona que concentra la mayor cantidad de bodegueros es Lima Norte (Ancón, Carabayllo, Comas, Independencia, Los Olivos, Puente Piedra, San Martín de Porres, Santa Rosa), seguida de Lima Este (Ate,Chaclacayo, Cieneguilla, El Agustino, La Molina, Lurigancho, San Juan de Lurigancho, San Luis, Santa Anita).

Fuente: Gestión

Se elevan precios por alza del dólar

Por otro lado, Choy explica que la inestabilidad económica provocada por la coyuntura política impactó directamente en el alza del dólar, que asu vez afectó a los precios de algunos productos.

Esta alza se ha hecho evidente con el costo de los productos como el arroz, leche, detergentes, manteca, golosinas, fideos, atún, cereales, alimentos para animales, ketchup, mayonesa, harinas, aceites y pasta dental. El aumento es de entre 10% y 15%.

Por esa razón, los clientes buscan alternativas más económicas y los bodegueros se esfuerzan por conseguir los mejores precios. Choy sostuvo que “no conviene abastecerse de fábricas, es mejor apostar por las mypes (pequeños productores)”.