El boom de los emprendimientos salió a relucir con la presencia de la pandemia estos últimos años. Las personas destapan su lado empresarial de la mano de sus pasiones. Así lograron comenzar con el pequeño negocio que alguna vez vieron lejano. Sin embargo, conseguir inversión se entiende como algo difícil.

Si tu emprendimiento está dirigido a la venta de comida, ropa, accesorios, servicios de reciclaje, clases de reforzamiento para niños o cualquier otro es necesario conseguir una inversión para lograr mantenerlo a flote.

¿Cómo conseguir inversión para mi emprendimiento?

En las próximas líneas te enseñaremos algunas claves para lograr la inversión que tu emprendimiento necesita.

Solicitar crédito al banco

Esta opción es la más popular para el ecosistema empresarial. El 82% de las pymes que requirieron de financiación durante el 2017 buscaron a las entidades bancarias para solicitar créditos comerciales, líneas de crédito o préstamos bancarios, según la Confederación Española de Sociedad de Garantía Recíproca (CESGAR).

Inversores privados

Conocidos como “business angels” . Estas personas, físicamente hablando, cuentan con un alto grado de conocimientos en el mundo empresarial y pueden ayudarte a impulsar el desarrollo de tus proyectos con un alto potencial de crecimiento. Especialmente aportan capital y valor añadido al emprendimiento en sus primeras etapas de vida, son muy solicitados por los emprendedores en niveles de riesgo y falta de liquidez.

Fondos de capital de riesgo

Son las más empleadas por las “startups” o empresas innovadoras que están experimentando un llamado proceso de expansión, el cual necesita de inversión. Dichos fondos son tramitados por sociedades anónimas, ellas invierten en las empresas con la finalidad de posicionar su participación en un futuro y obtener beneficios.

Aceleradoras e incubadoras de “Startups”

Su principal labor es recibir un número de “startups” y ayudarlas a acelerar su crecimiento en la etapa inicial del negocio. Las aceleradoras, trabajan bajo una estrategia de atracción de clientes y captación financiera. El origen de estas se plasma en la expansión del mundo tecnológico y se enfocan en la etapa avanzada. Las incubadoras por su parte, apoyan a los startups en su momento fundacional.  

Factoring

El factoring está dirigida hacia las pequeñas y medianas empresas (pymes), este financiamiento se basa en un contrato en el que una empresa transfiere el servicio de cobranza próxima de los créditos y facturas ya existentes a su favor. Con ello obtiene de forma inmediata el dinero de dichas operaciones y con un descuento realizado.

Subvención y ayuda pública

Es necesario entender que la Administración Pública no financia proyectos empresariales de forma directa, sin embargo, coloca en disposición con los emprendedores distintas subvenciones y ayudas que permitan la financiación del negocio. En general están destinadas a los proyectos de innovación o tecnología que deseen ganar participación en un plano internacional o que formen parte de un sector en donde la Administración desee impulsar los fondos públicos, como lo viene realizando con las “empresas verdes”.

Bootstrapping

Es la financiación de proyectos por medio de los propios ahorros de los fundadores y de ingresos por medio de la facturación, sin necesidad de algún financiamiento externo como inversiones o préstamos. Desde la crisis económica del 2008 se busca reducir expectativas a corto plazo e invertir en lograr ingresos para en un futuro revertirlos en el negocio.

La campaña de “Crowsfunding»

La financiación colectiva o micromercenazgo, se traduce como una especie de financiación en grupo cooperativa que puede transformarse en una gran baza al momento de conseguir fondos para los proyectos. Se basa principalmente en contactar a los emprendedores con los inversores que busquen nuevas propuestas, casi siempre este proceso se genera de forma online.

Bartering

Este intercambio de servicios planea formar acuerdos comerciales con otras corporaciones para lograr un beneficio sin tener un intercambio monetario de por medio, optimiza los costes fijos y logra un ahorro. Sin embargo, se encuentran algunos puntos no tan positivos como la dependencia entre las empresas.

Se han evidenciado dos tipos de bartering:

-Directo: Ambas partes pactan un intercambio de servicios de manera directa

-Indirecto: Como un acuerdo comercial en donde están involucradas más de dos partes, por ende, entran a actuar terceros.

Presentar el proyecto a un concurso

Las entidades financieras cada vez crean más concursos, eventos o citas en donde distintas empresas dedicadas a todos los sectores puedan participar con sus emprendimientos y lograr el capital que necesitan para impulsarlo.

El famoso “family, friends and fools”

Pedir un préstamo a familia y amigos, es la manera más antigua de pedir un préstamo entre particulares sin tener que necesitar a fondos privados. Por un lado, es beneficioso pues la gestión resulta bastante rápida y en su mayoría no requiere de garantías o intereses. Pero, si fallas a tus nuevos socios lo que juega el papel más importante es tu palabra y reputación personal con tu círculo cercano.